jueves, 24 de enero de 2008

Sentimientos aislados

Es posible, contrariamente a lo que nos dice la intuición,
medir la velocidad instantánea de un cuerpo.

Sería la velocidad media en un instante,
tangente a la función de todas las velocidades.

Así, yo me decido a medir mis sentimientos.

Definiéndolos para un instante dado,
sufriéndolos para siempre, recordando.

Tú apareces en algunos de los tiempos que decido ahora escribir,
y quizá eso sea injusto (o quizá no).
No obstante, al tratarse de sentimientos
aislados,
tu aparición junto a mí es un proceso estocástico que juzgarán los idiotas.

Yo no juzgo. Describo y lucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario