jueves, 17 de enero de 2008

Son cosinas

Anteayer fui a entregar un guión de un cortometraje al excelentísimo ayuntamiento del país de nuncajamás. Por supuesto era el último día. Bueno, de hecho, siendo rigurosos no era el ultimo día, era el primer día que NO podía entregarse. La convocatoria decía ANTES del día 15, y antes del día 15 es como mucho el día 14. A mí esos tecnicismos de la, como diría Ferlosio, execrable jerga burocrática no me asustan porque sé que el que lo redacta no lo comprende. Y el que lo aplica no capta la sutil diferencia entre antes y ahora. De hecho, mientras iba hacia el excelentísimo ayuntamiento del país de nuncajamás, como el tío ese del chiste que va a pedir un gato hidráulico hacia una casa y se va cabreando a medida que se acerca porque NOSELOVANADEJARMECAGÜENMIMANTO, yo iba pensando qué responder a la urracafuncionaria que me objetara que antes del día 15 no es el día 15. Se me ocurrieron varias estrategias las cuales paso a detallar a continuación y que eran por este orden:



Sonreir, con una sonrisa se va a todas partes, y otro día os contaré lo que me pasó sacando el DNI a mí que sonreí y a mi amigo Lage tres días antes, que no sonrió.



Ofrecerle un papel secundario en el corto, aunque no tenía mi guión ningún personaje interpretable por una mujer madura y pocha.



Ofrecerle el papel protagonista, aunque ello exigiera alterar por completo el argumento y el ethos dramático, o si no, cargar en la conciencia con una mentira dicha a una mujer madura y pocha.



Explicarle, utilizando alguna de las 37 estratagemas de Schopenhauer para tener razón, que la frontera entre ayer y hoy es siempre muy difusa, debido al incesante movimiento rotatorio de la tierra, y los husos horarios son fusiformes, pero arbitrarios.



Pedir por favorporfavorporfavor.



Darla de ostias, así, con laísmo, como se dan las ostias.





Lamentablemente no tuve que poner a prueba mis dotes de caradura y se me aflojó el espíritu guerrillero nada más entrar en el registro del ayuntamiento del país de nuncajamás cuando vi a otros siete frikis que no estaban ahí por asuntos de agrimensura: portaban barbas postizas y ropa militar y estoy seguro de que llevaban un par de comics ocultos en sus mariconeras. Además, como yo soy un friki camuflao, incluso se ofrecieron a dejarme pasar delante, porque pensaron que yo iba para algo serio, ofrecimiento que rechacé como diciendo: "te perdono".



La madurita estampacuños no pudo evitar un mohín de desilusión cuando vio que su último cliente no era un ciudadano hipotecado-respetable, sino que era otro payaso más, a pedir dinero. Y con una sonrisa irónica me dijo: hoy es el último día y venís todos hoy, a lo que yo le respondí "así nos va, señora" mientras pensaba:



Hoy como ayer, mañana como hoy,
¡y siempre igual!
Un cielo gris, un horizonte eterno
y andar... andar.

5 comentarios:

  1. Ante una madurita estampacuños lo mejor es un joven estampacoñ...

    Así ni plazos ni ná.

    Saludos y suerte con el corto.

    ResponderEliminar
  2. ¡Suerte con el corto!

    Pero creo que ser maestro fundador de Los Adioses (OLA) y ganador de concursos municipales es tan incompatible como ser diputado y presidente de la Comunidad de Madrid, o ser político y honrado, o ser nieve y estar frita.

    Para el próximo DNI piensa en un seudónimo coqueto. Que nazca la leyenda.

    ResponderEliminar
  3. Transcribo a continuación el comentario reflejado por mí en mi Moleskine el día de mi primer intento de obtener el DNI:


    Detrás del mostrador del funcionario siempre hay un ser digno de sospecha. Quizá haya un pequeño porcentaje de esos pupitres en el que se encuentre la gente que no se crea rey del baile por tener el poder de que te jodas y esperes; pero vivimos en la maldición de la mayoría, torpe y testaruda, con lo que no hay lugar para la fe en una ventanilla si no amable, al menos eficaz y no irritante.

    No hay que dejar pasar la oportunidad de poner a esa gentuza en su sitio, es decir, detrás de una puta mesa dando impresos e información.
    Hay que tomarse un tiempo antes de contestar en estas situaciones, porque está claro que con esta mierda de combinación genética engendrada por una puta amante de las horas extra y mil cabrones tuertos y dementes infestados de sucias enfermedades (los funcionarios faltosos) sólo vale ser más faltoso que ellos.
    Habilidad mil veces demostrada de la que hay que hacer una afición apasionada y fanática.



    Amigo, el mundo por las mañanas es azaroso.

    ResponderEliminar
  4. A ver, aquí todos escribís comentarios y experiencias aunque nada tengan que ver con los otros comentarios anteriores. Es como un puta locura de conversación entre chimpancés con síndrome de down.
    Pero alguien dijo un día: "Allá donde fueres, haz lo que vieres", y que coño, lleva razón así que os contaré la cantidad de hijos de putas que alberga Madrid entre sus gentes.

    En Madrid hay muchos hijos de puta.
    (continuará...)

    Ala, y ya está, queda dicho. Esta es mi aportación de hoy. Algún día os seguiré contando.
    Si es que cuando nada hay que escribir, algunos tiran de su moleskine, yo, sin embargo, prefiero escribir algo nuevo cada día pero que sea de corazón.

    Olaya

    ResponderEliminar
  5. Mucha suerte con el corto muchacho, y aunque no te den el premio sigue escribiendo que la mejor virtud ahora está en no vencer ante la injusticia. Para mí eso es lo que diferencia a los buenos de los mejores.

    A seguir.

    ResponderEliminar