lunes, 21 de enero de 2008

Tamarugita?

Ayer en el periódico leí que un antiguo profesor mío de ciencias ha descubierto que entre las rocas de una playa asturiana hay un mineral que no se había encontrado nunca en la Europa continental. Tamarugita

[ NaAl(SO4)2·6H2O
Raya de color blanco. Brillo vítreo. Color incoloro.
Dureza 3. Densidad 2,06 g/cm3.
Sistema monoclínico: P21/a ]

Decía el periódico que eso lo había en la pampa tamarugal, en Chile, de donde es original ¿? Parece que el bienintencionado periodista quería decir que es donde más hay, o que lo descubrieron ahí, o que el nombre se lo puso un gaucho, pero no creo que quiera decir que vino Víctor Jara con un puñao y lo plantó en la playa para que germinara. Aunque a lo mejor sí.

Lo que es seguro es que el nombre no se lo puso un asturiano, porque si fuera así, en vez de tamarugita, se llamaría tamaruxina.

No es de eso de lo que quiero hablar.

El caso es que mi antiguo profesor, que es un friki de las piedras, vio hace dos años una cosa extraña entre un estrato de pizarra durante una excursión con sus alumnos del instituto y tomó una muestra. Ayer salió la noticia, después de que en Barcelona lo analizaran. Es de suponer que lo habrá llevado con discrección, el hombre, para que no le pisara el hallazgo ningún catedraticucho ovetense.

Durante dos años una puta piedra nacida en Chile ha tenido a una persona ilusionada y ha sido un aliciente para su ya, de por si, enriquecedora labor pedagógica.

Y así nos ocurre a todos, si tenemos suerte, con cualquier fruslería vital. Somos una especie extraña indeed (de cojones, en inglés). No importa lo alta que tengas la música, si la subes un poco siempre mola más.

Lo que a mí realmente me llama la atención es que no hay cosas más importantes que otras, sólo más importantes para alguien. Un día se descubrirá que esa piedra, disuelta en leche de kanguro, cura la fibromialgia. Eso es irrelevante. A este paisano ya se la curó durante dos años. Y a mí este blog, que no lo lee nadie. Cada un ye cada un, o como dice la canción: que tan vaina yes tú como yo, pero yo más que tú, pero tú más que yo.

4 comentarios:

  1. ¿No sería Rafa?

    pd: Yo si te leo vida

    Igor

    ResponderEliminar
  2. Rafa el de barba???
    Creía recordar que tenía otro apodo ;).
    Yo también te leo cariñín!!!

    La Piki

    ResponderEliminar
  3. Rafa el de barba. Había un Rafa borrachín y otro de barba, más joven.

    Ahora que sé que me lee la Piki, tendré que cuidar más mi estilo.

    ResponderEliminar