sábado, 26 de enero de 2008

Átomo tonto

Entiendo lo que debe de sentir un átomo de hidrógeno
en el corazón del sol.

Ese vértigo por mezclarse con otros átomos...

no se aguanta fácilmente la presión ahí,
ni el calor.

De todas formas, el hidrógeno es tan tonto como un hombre,
o al revés. Al final se complica con otras partículas,
cambia, deja de ser tan simple y se convierte en helio.


Tú, mujer, eres de hielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario