domingo, 3 de febrero de 2008

blogger

Si muriese hoy
no creo que le diera tiempo al mundo a detenerse.

Obligado a evitar el cataclismo, girando,
mi muerte perecería entre los días de la historia,
como una flor entre las páginas de un libro.

Soy tan idiota que soy poeta,
y aunque me quieran mis amigos,
mañana sin mí, igual que sin cualquiera,
sería lo mismo.

Escribo:
un trébol sobre un espejo
queriendo tener seis hojas.

2 comentarios:

  1. ¡Hola Pablo!
    Échale un vistazo a este sitio, puede interesarte:

    http://www.lulu.com/es/

    Ciao

    ResponderEliminar