lunes, 25 de febrero de 2008

Ni rápido ni lento


Mana la miel, ni rápido ni lento.


Llegará un día, un minuto, un no-tiempo


en que terminará esa caida


de miles de millones de momentos.


Pobre de mí, que sólo me percato


de que pierdo, por cada uno que gozo,


varios cientos.


Como quien fotografía la lluvia,


como dos novios que se miran

entre besos de aeropuerto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada