miércoles, 27 de febrero de 2008

Prefiero

Prefiero lo continuo a lo discreto.

Ya sé que lo discreto ayuda a decidir, que lo continuo es infinito,
ya sé que los cédés no tienen ruido y que los ele-
pés, analógicos, sí.
Ya sé que un átomo de libertad aún se puede dividir. Lo sé,
por eso he decidido no elegir entre los días y las noches,
entre vuestras discretísimas
recomendaciones. He decidido mirar,
como un camaleón el mundo entero,
sin distinguir el pavimento
de las flores, pisar en línea recta en una dirección
teórica, sin saber a dónde lleva;
no repasar carreteras conocidas
cuyo destino ya se sabe.
Caminar en dirección a un punto cardinal
sin preguntarle al suelo:
que sea el tacto del presente quien me cante
cuál
va siendo mi camino.

1 comentario:

  1. Por fin tenemos manifiesto poético-vital. Iba a apuntarme a firmarlo, pero claro, precisamente es eso, que no hay necesidad de firmar nada...

    ResponderEliminar