martes, 11 de marzo de 2008

Imágenes intercambiables II

Tengo el corazón como si me lo hubiese pillado con la puerta.

Ya sabe, amoratado, dolorido, con la marca más blanca de la puerta, más hinchada,
pero no lo tengo roto, no está partido.
Para partir un corazón ha de hacer falta tanto dolor...
porque siempre se dicen, tras las rupturas
sentimentales, frases
como "se me partió el corazón"...
"el corazón destrozado"...
"corazón roto"...

deduzco, aventuro,
que es como los que hablan de política o de fútbol
en los bares:
por hablar...
sin saber...
el médico es usted, pero supongo que
a nadie se le rompe el corazón de desamor,
no existirían palabras como adulto.

Ni como co-
lesterol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario