martes, 4 de marzo de 2008

la bestia abisal.

A la mañana siguiente al desplome solitario
de aquel silencioso árbol
también se obtuvo papel
de su celulosa.
Las páginas cerradas de los libros,
que son prácticamente todas,
serán negras, dada la ausencia de luz
por egoismo de las abiertas.
Me pregunto si durante la tiniebla
se quedarán en blanco,
como bestias abisales,
como amantes olvidados.

1 comentario: