viernes, 30 de mayo de 2008

Bukowskiana.



Desenamorarme de ti, hoy por hoy,
me llevaría tres días sin hablarte.
Y cualquiera que lea esto
que no juegue con muñecas
me recomendaría hacerlo.
Me diría: Hey, tío, ¿a qué esperas?
huye de ella mientras puedas.

Tengo la misma sensación que un alpinista
muriéndose de frío en el Annapurna,
el sueño que lleva a la muerte es así de sugestivo.
Eres una droga dulce, como todas,
y como todos los sucios drogadictos
yo creo que te tengo controlada,
pero no puede ser cierto, porque estoy
empezando a odiar
a mis amigos,
que me dicen: Hey, tío, ¿a qué esperas?
huye de ella mientras puedas.

1 comentario:

  1. Muy bueno para ser tan idiota este arte, me sono mucho lo de la droga. Js.

    ResponderEliminar