miércoles, 21 de mayo de 2008

Restallón



Científicos hablan
del big-bang,
de la generación de la materia a los dos lados
del equilibrio.
Creo entender que da todo lo mismo.
Que hay un signo menos
para cada otro signo más,
una partícula minúscula
en algún sitio
que me aniquilaría.
Y mis ojos de niño ya barruntaban algo
viendo las moscas,
ojos compuestos,
tratando de atravesar cristal
sin comprenderlo.
Tanta sinfonía de Mahler,
tantas novelas,
tanto gótico flamígero surgiendo desde el suelo.
Tanto llanto.
Tantas futuras ruinas y tanto próximo silencio.
Hay una bicicleta muerta al final de cada infancia.
Un fin para cada principio.

1 comentario:

  1. Una sinfonía de Mahler por una de provolone. Una poesía tuya por una mala. Un protón por un electrón. Pero y qué más? Que resulta que hay un blog, y hay una crítica mala a una poesía buena.

    Y por qué? por qué existe el ente pudiendo ser la nada?

    Abrazos.

    P.D: Por lo que leo por ahí arriba. No la abandones del todo. De vez en cuando vas, le pagas, y le pasas unos cubitos entre las palmas de las manos, para que no te puedan agarrar con fueza.

    Yo soy tan bobo que ni poeta, ni ostias.

    ResponderEliminar