martes, 3 de junio de 2008

#100



Soy un anacoreta
de bitácora.
Mi voz,
como en una caverna,
se refleja
en la pantalla
aburre a mis ojos,
como un eco,
un eco mil veces oído,
molesto como todo el sonido
del agua calcárea
necesaria para cultivar estalagmitas
en una sola frase.
Sé todo de mí.
Quizá haya llegado el momento de callarme.

2 comentarios:

  1. Ya sé que esto no es un diario íntimo, pero si hay algo autoreferencial en eso de callarse, quiero dejar registrada mi más enérgica repulsa (con música de La Polla Records).

    ResponderEliminar
  2. el indianu se corrige4 de junio de 2008, 7:46

    Autorreferencial lleva dos erres, ¿no? ¿O va siendo hora de cambiar la regla? ¿O de hacer una excepción? ¿O de pasar de todo?

    ResponderEliminar