domingo, 27 de julio de 2008

Para ser optimista.


Primero, optimizar el tiempo,
que no parezca que pasa mientras lo hace.
Sufrir un poco cada día, para notar la diferencia.
Sentirse amado por alguien que no te conoce.
Sonreír a los espejos, aunque ellos no sonrían primero.
Beber con moderación.
No escribir.



Ilustración:
EL PAYASO TRISTE
MANUEL PARREÑO RIVERA (España)
Pintor con el Pie
Óleo 55 × 46 cm

3 comentarios:

  1. Parece que los comentaristas nos estamos tomando a pecho la última recomendación. Yo de momento he notado que el espejo de mi baño me sonríe. ¿Será que le gusto?

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar