viernes, 30 de mayo de 2008

Bukowskiana.



Desenamorarme de ti, hoy por hoy,
me llevaría tres días sin hablarte.
Y cualquiera que lea esto
que no juegue con muñecas
me recomendaría hacerlo.
Me diría: Hey, tío, ¿a qué esperas?
huye de ella mientras puedas.

Tengo la misma sensación que un alpinista
muriéndose de frío en el Annapurna,
el sueño que lleva a la muerte es así de sugestivo.
Eres una droga dulce, como todas,
y como todos los sucios drogadictos
yo creo que te tengo controlada,
pero no puede ser cierto, porque estoy
empezando a odiar
a mis amigos,
que me dicen: Hey, tío, ¿a qué esperas?
huye de ella mientras puedas.

jueves, 29 de mayo de 2008

Mi mente es una habitación oscura.



Mi mente es una habitación oscura.
Yo dentro, a tientas, tropezando con los escasos muebles,
busco la manilla de las ventanas o de la puerta, palpando
los ojos abiertos como los de un recién muerto, la pared.
Me imagino esa pared cubierta de papel pintado
de colores de otra época, lleno de mugre y telarañas,
rasgado aquí y allá, y dejando al descubierto nidos de gusanos blancos,
de larvas de idea transparentes,
pero no lo puedo ver.
Hay un olor a carne joven putrefacta,
cerca de mí revolotean insectos imaginarios
y en el suelo hay un légamo esparcido por mis pies
más abundante cada paso, cada paso más resbaladizo.
Quiero salir, pero una voz me pide el santo y seña.
Lo desconozco. Lo saben los de fuera.

miércoles, 28 de mayo de 2008

Celos.

Veo en la oscuridad.
Allende las mujeres dudan sus respuestas,
allá donde los hombres asfixian sus preguntas.
Detrás de telarañas tejidas por vergüenza,
y tras los gruesos muros que con el tiempo tiemblan.
Tras las contradicciones,
tras la mirada esquiva,
tras el silencio ansioso
en busca de coartadas.

Tengo la facultad de herirme,
de estar cerca del fuego
con los ojos abiertos hasta el hervor de lágrimas.
Poseo el don suicida de saltar al abismo
para saber qué hay luego. Y también sé,
en mi caída,
que sólo hay sacrificio.

lunes, 26 de mayo de 2008

Poética.

Fructífero periodo,
árido el siguiente.

Fructífero periodo,
árido el siguiente.

Fructífero periodo,
árido el siguiente.

...

¿Fructífero periodo?

viernes, 23 de mayo de 2008

Derecho natural.



Habría que preguntarse quién pisa la tierra de quién,
si no es de todos.
Quién tiene más tierra y más aire,
quién tiene ríos y mar
bajo el pie.
Quién a los demás animales
quién no tiene nunca frío, ni hambre,
ni sed.
Un urogallo camina por una calle.
No hay urogallos equivocados.
La gente no cede el paso a la gente,
y menos a un urogallo.
El urogallo no olvida que la calle no es de él,
ni el mar, ni el aire, ni los ríos ni la tierra.
Es al revés.
Y las personas usurpan un orfanato.

miércoles, 21 de mayo de 2008

Restallón



Científicos hablan
del big-bang,
de la generación de la materia a los dos lados
del equilibrio.
Creo entender que da todo lo mismo.
Que hay un signo menos
para cada otro signo más,
una partícula minúscula
en algún sitio
que me aniquilaría.
Y mis ojos de niño ya barruntaban algo
viendo las moscas,
ojos compuestos,
tratando de atravesar cristal
sin comprenderlo.
Tanta sinfonía de Mahler,
tantas novelas,
tanto gótico flamígero surgiendo desde el suelo.
Tanto llanto.
Tantas futuras ruinas y tanto próximo silencio.
Hay una bicicleta muerta al final de cada infancia.
Un fin para cada principio.

martes, 20 de mayo de 2008

Príncipe azul



Estudio tu rostro durmiente.
El aire entra y sale silbando por sus oquedades.
Escruto, a la luz violadora, algún rasgo mortal
que mate mi amor terminando el hechizo,
tu beatífico dominio.
No habrá hoy, un día más, ningún filtro
en el aire ni en la luz ni en la razón
del desamor.
Entre tus múltiples imperfecciones sutiles
hoy no hallaré
más que más y más y más
irracionales motivos
para el cariño.
Te besaré y tú abrirás los ojos
y cerraré la boca yo.
Y ya son cinco malditos años
de matrimonio.

lunes, 19 de mayo de 2008

Bloggerosión.

...y todo lo borra la ceniza estúpida del viento de la palabra
que borra otra palabra quedando solo el aire,
quedando solo el viento.

L. M. Panero, Gólem


Hay algo en vivir como de suicidio cotidiano,
como de combustible, como de martillazo
creador sobre un trozo perfecto de mármol.
O vivir es sólo eso.
Y cada palabra que sale de nosotros
nunca volverá, así se esculpa en la roca más dura.
Y yo a diario me pregunto
qué diferencia hay entre un segundo
y la eternidad excepto un solo segundo suyo,
ya que siempre hay otra palabra para lo mismo,
como el tiempo pasa siempre por los mismos sitios.

domingo, 18 de mayo de 2008

Resurrección.

Con una batea, en mi sangre
encontré mi corazón.
Una pepita gigante de dolor
ensangrentado, negro,
exánime, valioso.
Lo alcé en mis manos
y al sol arterial de la mañana
tras un interrogante eterno
-la sangre rezumando hacia mis brazos- al fin,
latió.

sábado, 17 de mayo de 2008

Momento simple.


La carta que leí ayer
me entró por el corazón
y me salió por los ojos.

Fue un arado de papel
que surcó todo mi amor
sembrándolo de sollozos.

Ya nunca volveré a ser.
Este de hoy no soy yo,
soy la mitad de nosotros.

sábado, 10 de mayo de 2008

Asturias I



Asturias es el paraíso natural.
Los niños que vayan a jugar al parque
del Retiro los domingos.
Arrecian los turistas,
los políticos,
hay sitio horizontal.
Mientras, en Madrid,
ni las torres más altas tienen vistas
a la mar. Pero es igual,
aquí se viene a trabajar.
Y los viernes, harto ya de remontar el río,
el futuro hace la compra, limpia,
sale a cenar con los amigos.

miércoles, 7 de mayo de 2008

Lamento

Me has dejado,
(con el corazón roto,
con el dolor roto, con la voz
rota), con la palabra [rota]
en la boca.

Como un hueso roto el corazón
disecado, como han quedado mis ojos.
Cómo han quedado mis ojos
de llorar.

Tengo toda la piel seca,
la boca seca, el dolor, la voz,
las palabras hermosas como flores
secas...

sólo algo de humedad
y en las ramblas de las lágrimas;
humedad sin compasión,
que se seca y seca más
pues trae sal, y deja atrás ojos sosos.

Cómo te odio y te amo y te quiero y te comprendo.
Cómo quisiera ser otro.

Cómo te amo y te odio y
te comprendo y te quiero;
¡cómo,
cómo te quiero!
Cómo te odio y te odio y
te odio y te odio;
cómo,
cómo te amo y

te amo.

¡Ay!

Cómo quisiera ser otro.

lunes, 5 de mayo de 2008

a tu lado

Te veo y sufro mucho.
Yo no sé lo que me pasa,
pero me entra mucha hambre de tu cuerpo y mucha sed
de tus besos.
Y me duele la barriga,
y tengo frío en la espalda
y en las piernas...

y al respirar,
cada vez que expulso el aire
parece que me vacío:
se me va el alma por las narices
y venga a apretar el diafragma.

Yo sufro mucho;
siento correr la sangre por cada sitio...

lo paso mal al lado tuyo,
pero te vas
y no disfruto de nada.
Siempre pensando
en lo mal que lo pasaba.

sábado, 3 de mayo de 2008

Del amor y de otras inquietudes


Del amor y de otras inquietudes

tratan las líneas

que escribo cuando ni estoy trabajando

ni tocándome las narices.

Pero ahora no hay amor,

parece que lo esquivo,

y parece que no hay otras inquietudes

que me den materia alineable.

Todo son putos poemas

autoalusivos.