domingo, 11 de enero de 2009

Espejo, espejito...






(foto: Xosé Castro [http://www.flickr.com/people/cibergaita/])





Yo soy el que llama.
Tú esperas.
Yo soy el que llama a la puerta.
Yo, en el frío callejear, afuera.
Yo, en mi duro universo grisáceo,
tu acera.
Yo alerta, yo vivo,
yo pulso tu timbre cabrón,
sorpresivo.
Pronuncio mi nombre y lo veo
mojar mi reflejo en tu acero.
¿Espejo, espejito,
se abrirá la cueva?
Aguardo. Observo. Examino.
Y que todos estos bastardos automáticos se llaman igual...
Microlarbi;
¿qué lascivo ladrón, cuál, de Sésamo
habrá sido el tal?
¿Quién va?
Escucho tu áspera voz.
Carraspeo.
Abra, Alí Ba Ba,
la Publicidad.

2 comentarios:

  1. La vida de buzoneador es muy dificil. En el momento que dices publicidad, el silencio invade la calle y no se vuelve a saber nada mas de ese piso al que picaste; y tu te quedas reflexionando "la habrá palmado, se le estropearia el telefonillo, será simplemente un hijo de su madre". En fin no cabe duda que la vida del buzoneador es tremendamente dificil.

    ResponderEliminar
  2. mejor no digo mi nombre...18 de enero de 2009, 18:13

    Pues la vida de los que hemos fingido ser buzoneadores, ni te digo...

    ResponderEliminar