miércoles, 3 de febrero de 2010

Perspectiva.


Para entender un mundo lleno de hombres
que pisotean la Tierra con sus zapatos
(la ingratitud les calza
desde por la mañana
y su mayor orgullo
es ser humanos)
habría que ser marciano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario