domingo, 30 de enero de 2011

El facebook como colerético.


Estoy mejor, ahora.
Me voy haciendo a la idea
de no tenerte ya más
para mí solo.

Sin embargo,

no verte, no hablar contigo...
los trucos tradicionales
para olvidar el amor no
correspondido, reconozco
que en esta época vacía,
de cinismo virtual,
a veces, se desbaratan.

Porque te busco como el alcohólico
que en el bar cada mañana
entra a tomarse un chupito;
y aun sin buscarte te encuentro
en esa azul gilipollez que es
el facebook.

Donde todos los idiotas airean sus idioteces
para que alguien, cualquiera,
las "comente".

Donde hay tanta amistad que no se entiende que haya guerras,
o quizá donde se muestra más
descarnadamente, de verdad,
la auténtica soledad.

Y sí, sí, lo reconozco:
yo te sigo por el mundo cibernético
aunque sé que lo que encuentre me hará daño,
y me quema imaginarte, esto sí es tradicional,
revolcándote en un chat,
jajajaja,
con algún otro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario