viernes, 11 de marzo de 2011

Solo si interrumpo.


Silencio en la sala, el burro va a hablar.
El primero que hable burro será.


El vagón ha llegado a la estación,
fin de la línea, repleto
y los viajeros salen y lo vacían.
Estaba lleno y ahora está vacío.
El último pasajero en salir lo vació,
pero alguien salió el primero.

Por eso digo que el silencio es uno
y las palabras infinitas.

Por eso solo hablo si interrumpo.

2 comentarios:

  1. Mira que lo he leído veces, pero no termino de entenderlo. Aunque sé que pedir que se explique un poema es absurdo.

    ResponderEliminar
  2. Cuando hablo del metro me salen los poemas más métricos, eso es todo.

    ResponderEliminar