domingo, 30 de octubre de 2011

Personas




Pasan años hasta que las personas comprenden
que hay mil formas diferentes de vivir
cada segundo.
Como el mar, en una ola,
se desbarata contra la escollera y cada gota
adquiere por el aire su soledad,
hay personas que se van
y hay personas que se quedan solas.
Después, tan solo es la nostalgia,
imagino, de la corriente
quien nos recuerda que fuimos mar
entre regar y regar las flores y el musgo
sobre los que transitan nuestros caminos.

2 comentarios:

  1. Qué humanidad. Parece escrito por un señor de 70 años. Léna.

    ResponderEliminar