martes, 14 de febrero de 2012

me creas





No sé hacer ya que no me crees de otra manera,
más rara cada vez, ajena a mí al alejarte.
Nadie, exceptuándote, ha visitado mi cocina,
te la describen todos por el humo que desprende, por el aroma
que mezclado con mil otros algunos gustan husmear,
y les  prestas tu atención
como quien revisa en un poema enamorado
la ortografía.
No mires lejos si quieres verme bien,
yo ya no existo a través de los filtros atmosféricos.
Mírate a ti. Pregúntate
por qué razón me sonreías.

3 comentarios:

  1. No sé si desagrada que alguien que no sea de tu círculo de conocidos, al que desconoces -aunque ya menos-, te haga comentarios sin cortarse un pelo. No puedo evitarlo, creo sinceramente que eres lo mejor que he leído en mucho tiempo, muy versátil e increíblemente original. A veces imagino que la cuestión es la inteligencia, si la idea brilla el poema sale solo, o quiero pensar eso, por lo fácil que parece que te salen los versos. Si quieres borra el comentario, no me ofenderá,es tu blog, para evitar que comenten memeces, como siempre la admiración suele estar abocada a estas cosas. Yo lo entiendo todo y todo me parece bien. Lo que sé es que tu forma de escribir me resulta afín, fácil de entender, como si hubiéramos estudiado en la misma aula, comido las mismas alubias, y me sorprende. Me siento entusiasmada cada vez que leo alguno de esos poema-explosión que escribes, que son auténticos regalos para todos, hasta para los que no se enteran de nada. Yo te doy las gracias siempre.


    Nená

    -Sí, quizá sea mejor que borres este comentario, no vaya a provocar mucho resoplido y más puntos suspensivos-

    ResponderEliminar