viernes, 2 de marzo de 2012

El espejo de hoy no te mira.

El espejo de hoy no te mira.

Ayer sí, a estas horas.
Afeitabas tu cara cuadrada de héroe.
Impecable, la imagen
casi sonreía.
Son ya quince años en tu cuerpo,
quince años que han hecho
de ese cuerpo el tuyo.
Y tu cuerpo no es tuyo,
el tuyo es suyo,
perteneces al cuerpo de la policía.

Y el espejo de hoy no te mira.

No recuerdas muy bien lo de ayer,
no eras ojos
que vieran de frente,
lo que has visto en la tele es basura
de los periodistas,
porque no fue así,
tú estabas allí
y ellos no.
Aunque tú no eras tú,
eras su,
porque tú perteneces al cuerpo,
y hoy por eso el espejo, quizá,
no te mira.

No recuerdas muy bien lo de ayer
porque no eres memoria
de la policía,
y tampoco ayer escuchaste otra cosa que ruido,
oías gritos sin saber qué decían,
porque no eras oídos.
Y no has sido cerebro en tu vida
de la policía,
ni conoces a nadie, por cierto,
que, cerebro, cerebro,
lo que se dice cerebro
de la policía
haya sido.

Para eso ya hay otros dando órdenes:
inspectores, políticos,
tu mujer...
porque tú no eres tú,
eres su,
y
te limitas
a
o-
bedecer.
Y quizá hoy por eso elespejo
no te mira.

Fuiste piernas, ayer, ya te acuerdas,
cuando al fin te mandaron correr.
Tú corriste a todo meter,
y llegaste hasta donde
el "enemigo"
gritaba
y en dos hostias se acabaron los gritos,
pensaste,
pero no se acababan.

Y también fuiste brazo,
porque hay que reconocer
que las hostias las diste.
Y además ayer fue
facilísimo,
Porque el enemigo de ayer
esperaba,
y llegaste hasta él
y esperaba,
y gritaba,
y pensaba.

Pero tú no eras ojos, tú
no eras oídos,

no eras memoria
ni cerebro, tú
no eras nada.

Eras un traje azul
impecable de héroe,
vacío.

Y hoy te afeitas como cada mañana
y no llevas el traje
todavía
y al ser su, no ser tú,
no hay imagen,
y quizá hoy por eso el espejo
no te mira.

4 comentarios:

  1. Pienso lo mismo. Aunque dime: ¿Quién no vive hoy encarcelado y de cierta forma se prostituye? Seguimos, más o menos obligados (falta de poder, de conciencia?) muchos de los caminos impuestos de hoy. Pero sí: un poli d ehoy, o un militar, si es un superhéroe, es un superhéroe vendido, que habrá de acatar banderas rojs, blancas, a las que le obliguen. Y ahí está de las mayores paradojas y contradicciones: vestir al lobo (no ellos, sino su puesto, que ocupan -y que acaba formándonos...) de oveja... // Lo mismo podríamos decir de un cura corrupto, que quiere "venderse" de bien a la vista de tu toga. Y sin embargo todo esto em devuelve a la responsabilidad individual de ser, porque todos somos presos o libres, héroes o villanos, o es nuestro camino la liberación y la unidad, o la destrucción en el minúsculo punto de la sumisión inconsciente: así que libre, o encerrado, poli o triste convaleciente: ser de verdad,incluso rebasando todos los espejos... Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Este poema es un poema de puta madre sin uniforme, desnudo.

    ResponderEliminar
  3. Este era el poema, del que no recordaba el título y que me gustó tanto.

    ("lúcido, como siempre"...)

    ResponderEliminar