sábado, 30 de octubre de 2010

¿Sí, puede ser que sí?


Soñé a la chica de mis sueños y eras tú y no eras.
Despierto no sonríes como en sueños, aunque la chica
en el sueño tenía tus ojos verdes, tu traspapelador cuerpo,
tu piel y tu aura magnífica, también tú
puede que tengas oculta, exacta, su misma sonrisa,
puede que pienses las mismas palabras que ella pronuncia...

o puede que mientras me abrazas yo piense que duermo,
que sueño, mientras tu abrazo adormece mis sueños,
que sueño tu abrazo, sueño tu sonrisa, sueño tus palabras
porque han sido un sueño
siempre.
Y ahora eres tú, exacta... pero no, no eres tú, porque no puedes serlo,
porque no sería yo quien te abraza, acostumbrado en la diaria vigilia
a la tácita muerte de los dulces sueños.

Sí, puede ser que sí, que los sueños, a fuerza de hacerse pasar por la diaria vigilia
se mezclan con ella, confunden la mente, harta de mentiras,
y la mente no cree que lo bueno pueda ser la vigilia,
no imagina la suerte de verte fuera de la mente,
fuera de los sueños nocturnos,
afuera, en la habitualmente árida, impredecible y estúpida vida,
que volvería contigo a ser preferida a los mágicos, dulces,
predichos, estúpidos sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario