lunes, 22 de agosto de 2011

Entre mi padre y yo




Entre mi padre y yo es un silencio exangüe
después de haber sangrado las palabras de una infancia superpuesta a otra infancia.
Después de haber sangrado sus últimas palabras, mis primeras,
y todas las demás que llenaban nuestras venas de sus dobles sentidos.

Exangüe con las heridas abiertas. Que en vez de callar habla.

El aire no se mueve entre mi padre y yo,
no vibra, y las miradas no se enturbian.
Atraviesan ese aire y se atraviesan ellas
y van mirándose de punta a punta
de tal manera
que al llegar a las pupilas ya saben lo que miran
y no harían falta.
Más que ver
ellas
son vistas.

Yo sé quién es mi padre, y lo que no le diga
ninguna muerte podrá venir a silenciarlo.
Yo me conozco,
sé que lo sabe.

5 comentarios:

  1. Muy chulos Pablo!Enhorabuena!El 18 es cuando actuas aqui no?Recuerdame donde que tengo pequeña nebulosa...

    ResponderEliminar
  2. Extraordinaria exposición.
    Te leo.

    Nená

    ResponderEliminar
  3. "El aire no se mueve entre mi padre y yo."

    Qué pedazo de verso!

    ResponderEliminar
  4. gran poema, Pablo. Ojalá yo hubiera tenido algo que decir sobre mi padre.
    Abrazo

    ResponderEliminar