miércoles, 7 de septiembre de 2011

de la cama al sofá...




Hay que entender
que mientras todo el mundo haga lo mismo
por las tardes,
que mientras todo el mundo haga lo mismo
los domingos,
(hay que entender que todo el mundo ya
hace lo mismo de mañana,
que todo el mundo ya de noche
hace lo mismo, hay que entender
que todos nos quejamos de lo mismo)
que mientras esto siga así,
quejándonos sin hacer nada
todos, por una misma causa,
y haciendo lo mismo los domingos
y haciendo lo mismo por las tardes,
hay que entender que nada va a cambiar
para nosotros,
y que quizá al principio nos parezca
lo más cómodo.

2 comentarios:

  1. Autómatas vamos. Aunque con poemas así a ver quién no se remueve. Pero la mayoría decidiría cambiar de trabajo, apuntarse a un taller de pintura o cambiar de postura por las noches. Suele ser lo más cómodo.

    ResponderEliminar