miércoles, 16 de noviembre de 2011

Mala hierba

El poeta es un plantador de árboles furtivo
Olbap Anitroc


Creí que besarse en la calle era bueno.
Creí que decir lo que pienso,
que mirar a los ojos, escuchar la verdad,
respetar a los otros, llorar,
yo creí
que era bueno.

Nunca en mi infancia oí hablar de dinero.

Por eso de noche
me arrastro hasta un claro del bosque y en él
planto árboles tercos,
y los leñadores
al alba no pueden creer lo deprisa que crece
un poema.

8 comentarios:

  1. Y es bueno.
    Que nadie te cambie esos pensamientos, porque no eres tú el equivocado. Es bueno, buenísimo.

    Los poemas son como los hongos, crecen y se extienden, buenos o malos, deliciosos o venenosos... Tanto da, ahí están constantemente en expansión.

    Salud!

    ResponderEliminar
  2. Maravilloso poema. No te conozco pero estoy dispuesto a pasarme por aquí cada vez que escribas uno de estos :)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Lo siento, no he podido evitarlo: http://victorguisado.com/?page_id=854

    ResponderEliminar
  4. Acabo de descubrir una yerbita en mi jardín que ayer no estaba...

    Aíram Ollijurt

    ResponderEliminar