miércoles, 11 de enero de 2012

Todos



Todos los días un grupo de niños protesta
por el olor del aula,
por el olor de un grupo de niños,
al empezar la clase,
al terminar la clase.
Ocurre todos los días
al sonar la campana.
Ocurre todos los días
al abrir los ojos.
Todos los días suena la protesta de cualquiera
por el mundo,
por cualquiera.
Por cómo funciona todo, por cómo
se porta la gente.
Todos los días los espejos se nos tragan
como charcos. Todos los días abrazamos
nuestra imagen
al otro lado.
Sin dejarla respirar
para no olernos.
Sin dejar que salga
del lago.

3 comentarios:

  1. Me encanta, lo que dice y cómo lo dices. Yo voy a empezar a mirarme un poco más fuera del vidrio, a ver cómo huelo, que llevas toda la razón. Nos quejamos siempre desde el otro lado, como si no fuéramos parte de todo.
    G r a c i a s por escribir tan rematadamente bien.


    Nená

    ResponderEliminar