lunes, 25 de abril de 2011

Primera mañana de vacaciones


Pero la perfección solo la encontramos ebrios,
y desaparece al despertar

Li Po

Primera mañana de vacaciones
suena la alarma:
las siete.
La desconecto
como el asesino que aguarda tras la puerta
con su cuchillo.

Horas después, hay tanta calma en la ducha
que la alcachofa es una nube
de la que cae una fina lluvia
de Primavera.

En el café la leche está caliente,
hoy leo en el periódico
hasta la sección de economía.
Los pobres trabajadores
solo tienen tiempo de leerse los deportes,
¡tan fría está la suya!

Un catavinos lleno
de luz dorada al mediodía,
hoy comeré pescado,
nadie
podrá impedirlo.

1 comentario: