domingo, 26 de octubre de 2008

Noche.



No hay nadie en esta habitación.


Un ordenador sobre una mesa,
una cama vacía,
una silla,
yo...


aparecen letras en la pantalla
de una en una.
Mi personaje trata de describir sus emociones de una manera objetiva,
sin apasionamiento,
como son,
mejor dicho, como serían
si esas cosas existieran por sí mismas,
sin personas que las sustentasen.
Porque aunque hay más personas que emociones,
las emociones cambian en función de en qué cuerpo se hallan diluidas, y solas,
simplemente son ideas,
conceptos.


Amor,
tristeza,
soledad...
no es lo mismo en pantalla que en la vida,
por eso digo que no hay nadie.
Sólo yo, pero funcionando como un oficinista que trabaja para mí.


Amor:
te recuerdo porque te quise tanto como puedo
aunque ahora ya no tengo
ni un amor igual
ni más moderno.


Tristeza:
Que se diferencia del capricho en que persiste
mientras pienso en otra cosa,
como que tengo sueño,
como que tengo hambre,
como que tengo frío.
Como que estoy escribiendo
descalzo palabras que no leerás.


Soledad:
El sonido de mi respiración y mi llanto
pequeño y absurdo comparado con la noche;
tan pequeño y tan absurdo que se consume como una llama sin oxígeno,
por mucho alcohol que tenga a su alcance.



"Te quise tanto que llegué a creer
que decirlo era pecado. Corromper
un sentimiento así con palabras
con un fin, qué sé yo cuál;
enamorado los medios nunca lo justifican..."



pero ahora ya no estás, y no puedo ir a ese pasado,
no tiene sentido que mientras estoy ahí esté aquí,
sentado en esta silla en calzoncillos,
sin zapatillas...


veo la mesa, veo las letras aparecer en la pantalla,
veo mis dedos moverse por el teclado.


Son los dedos de otro.


Yo no puedo ser tan frío.

3 comentarios:

  1. He vivido muchas veces esta escena ... tener los sentimientos ahí sobre la mesa pero no ser capaz de plasmarlos porque siempre parece que nos quedamos cortos o no transmitimos la intensidad que requeriría, será cosa de "ser poeta" o de estar vivo, aún no me ha quedado claro.
    La parte del poema que está en comillas me gusta. Nos quedaremos con las ganas de saber dnd fue ese poema que no fue.

    ResponderEliminar