sábado, 16 de noviembre de 2013

Ah, lector


A veces no basta con la atmósfera, hay que leer otras historias.
Huir de aquí por las ventanas del papel y respirar otros alientos.
Vidas nacidas anaerobias dejan de serlo para librarnos boca a boca.

¡Ah, lector!
Submarinista ebrio de mar,
óptica branquia,
filtro de letras que desleídas de los fondos
de sedimento hallas.
¡Emerge allá,
sal de la página
ya para siempre otro!

1 comentario:

  1. Oh! Escritor
    ¿Por qué?
    ¿Para qué?
    ¿Para quién?


    Mi abrazo,

    Nená

    ResponderEliminar