viernes, 22 de marzo de 2019

Me estás destrozando la vida




Me estás destrozando la vida
si la vida era aquello que vivía por mí
eligiendo influencias.
Si era ese continuo de yoes en un laberinto
como migas de pan marcando el camino de un nombre y algún
apellido. A ti ahí, en esa serpiente de tiempo no se te preveía,
y viró mi timón y enhebró
otro rumbo.

Y en mis estanterías la invasión de tus libros
y el colchón para dos en la habitación, y en el salón
la jungla facsímil sobre la que llueves
cuando amaneces.

Y en el baño tu cepillo de dientes, húmedo
la mitad de las veces.

viernes, 1 de marzo de 2019

imagina un ruido








Imagina un ruido que contuviera todos los sonidos
físicos y de la mente, todas las palabras y los gritos
toda la ira y la lástima y todos los sentidos
Imagina un grupo de sonidos reconociéndose
sabiéndose sonoramente vivos, resonando consonantes y constantes.
Dentro de todo el ruido nada habría cambiado
y sin embargo los sonidos señalados habrían adoptado la armonía
como principio común para todo lo que llamarían vivo.
Habrían extendido la matemática de los sonidos
al campo visual y medirían distancias quizá
en su diatonalización de alguna geometría.
Tal vez habrían pasado por una fase mística
de adoración del ruido rosa o del ultrasonido
y en la reacción atravesado la consiguiente fase positiva.
Tal vez tendrían múltiples explicaciones
para que exista algo en vez de nada
Tal vez habrían llegado a comprenderse en su divinidad
pues existir es una acción que se efectúa
no importa si en el todo o el vacío
es una voluntad de la materia o de la ausencia
a la que un rayo o una grieta le lleva la contraria.
O tal vez habrían pensado ya cómo escapar de no ser nada
para ser algo fuera del todo, o cómo
entretenerse en una eternidad que les hiciera sonar
como una melodía. O tal vez se habrían callado
y ausentes del sonido, escuchando,
nos espían.

domingo, 24 de febrero de 2019

estupidez





Aguo tu carefree
aguo tu carefree
aguo tu carefree por julais
uso me la peláis, hay domingos
hay gato carefree
¡Gato, gato! ¡Hay gato carefree!

Hay polen chingón
Hay polen chingón porque mercan,
artista y alcohol, y porreas
Hay polen chingón, eah
gato gato, hay polen chingón.

Hitler es blandiblú, eah
Hay canguelo uber, degüello dócil, hay budú
bata y app cuqui tú,
men, hay bocao, tampoco
O Olajuwon, pussy mil peines,
O Olajuwon pussy brie.
O Olajuwon tú carefree

Habláis y moduló
hay cable USB muy simplificao
simplificao
Simplificao y tú ahí, ay, ay
Hay montón fusil Rajoy Brey
Gato, o queréis o hay ONU

No uséis final fusil
Hay gato carefree
hay gato carefree
aguo tu carefree, eah
aguo, aguo, aguo, aguo tu carefree.

Escribe un mensaje









Escribí un wasap para mi novia y lo envié al grupo del trabajo.
Al día siguiente me despidieron.
Entonces escribí un wasap para el grupo del trabajo.
Y se lo envié a mi novia.
Ella me dejó.
Les escribí un wasap a mis padres, pero se lo envié a mis amigos:
los amigos me echaron del grupo de wasap y fueron bloqueándome
a medida que leían mi mensaje,
aunque yo les escribí un último mensaje, que envié a mis padres,
por lo que mis padres abandonaron el grupo de la familia,
lo que cabreó a mis hermanos, que me echaron del grupo
(espero que entre ellos se wasapeen, por lo menos).
Deberíais probar a enviaros a vosotros mismos un wasap.
Yo lo hice el otro día, pero en vez de enviármelo a mí se lo envié a nadie;
así que ya no me hablo.

Yo no me hablo con tipos que ya no se hablan conmigo.

Un wasap es lo mínimo.
Si no te envían un wasap puedes dejar de hablarles,
porque es lo mínimo.
Aquel que te critica a tus espaldas te envía wasaps mientras te critica.
Y te pone emoticonos por tu cumpleaños para no pensar en qué más mentiras decirte,
porque sabe en el fondo que tú también sabes que te critica, así que qué más da.
Un puto emoticono. Pero te lo envía.
El que discute contigo por todo y se caga en tu padre cuando se va por el pasillo de la oficina
también te lo envía. Aunque sea para demostrar deportividad, para demostrar que es
un buen profesional. Para demostrar que eres tú quien no le traga.
Te envía el wasap para dejarte mal, pero te lo envía. Es que es lo mínimo.
El marido de tu prima te envió un wasap cuando estuviste en el hospital.
El vecino un wasap cuando la inundación.
El concejal cuando lo de aquel caso de malversación en la trama Púnica.
El poeta, cuando otro tuvo un acceso de pánico escénico.
Todo el mundo envía wasaps porque es lo mínimo.
Yo recibo wasaps desde que estoy en el trono fabricando un truño a las seis de la mañana.
Mis colegas juegan a ver quién madruga más, quién es el más pringao.
“Una foto del amanecer en Avilés lleno de humo y de rayos de luna”.
Una foto de un croissant recién descongelao y un café que describe una situación mágica
de calma de confort y de penumbra. De lo que te quita wasap.
Porque lo mínimo ha de ser incómodo como un traspiés, pero profundo
como una sima. Porque ha de atrapar sin solución a aquel que no repara en su destino.
Al que no haría nada o lo haría todo de no ser por wasap.
Al que flirtea con el todo como si la nada.
Wasap wasap wasap
wasap wasap wasap
De la mañana a la noche
20 wasaps por minuto:
tiempo digital, cronómetro del corpúsculo lumínico...
oh, wasap, mínimo común múltiplo, Divino Número.
Me voy a comprar un teléfono prehistórico, te lo garantizo,
te lo juro ¡oh, wasap,
agujero negro de lo poco humano que nos hizo únicos!

sábado, 26 de enero de 2019

Camino del micrófono







Camino del micrófono
un día amarillo de verano
sin ropa para luegos, sin mañana
solo ahora ahora ahora ahora
y dentro de un momento ante el micrófono
pero no para decir, debéis creerme,
yo ya lo he dicho todo, y era poco
ya solo cambio las palabras
le aprieto los tornillos a la tinta
digo lo mismo y me divierto
poniendo otra voz.
Me cambio de sombrero, carraspeo
vocalizo como si fuerais sordos
escenifico un breve personaje.
No invento nada, escucho a otros
que antes que yo y después pronuncian
mis palabras. Bebo un trago de cerveza
¿por qué no?
No voy a pilotar ningún avión
solo vengo a ser yo mismo
separarme de la nada con tu ayuda
aprovechar la cama elástica del tímpano
ejercitar la libertad de estar
acompañado.

sábado, 5 de enero de 2019

paloma de la paz





Las palomas escoltan su mundo -a paso de oca-.
Ignoran lo humano,
no conocen el código de circulación.
Trazan líneas rectas 
-en su geometría distinta a la nuestra-
que nos parecen erráticas, curvas,
aunque luego nos congratulamos de su orientación.

Es sencillo, no hay solo un mundo.
Lo que en el nuestro es una paloma, en el suyo
es un mariscal.
Y al neumático que aplasta su cráneo
las palomas llaman rayo.

martes, 4 de diciembre de 2018

cristales






la seguridad de las calles
está empezando a asustar, a resultar
alarmante.

Jóvenes extranjeros
armados hasta los dientes
llenos de esmalte
conduciendo vehículos
de gran cilindrada
en dirección perpendicular
a los escaparates.
Su proyección delictiva
es la propia de un lunático,
rompen la luna y se llevan
los cristales,
un poco a lo Woody Allen.

Ya se me están quitando las ganas
de tener una joyería, no te jode,
en Claudio Coello.

Los burgueses otra vez
tratando de imponerse a los salvajes.