viernes, 11 de enero de 2008

Un poemilla

Ya que este es mi blog, puedo poner cosas a medio hacer, o cosas que nunca se terminarán.




Esta única vida
se arruga y se estira por momentos.
A veces he logrado ganar tiempo
haciendo más de una cosa a la vez.
Saco el azúcar del armario mientras la leche se calienta,
llamo al ascensor mientras me pongo los zapatos,
escribo un email mientras hablo por teléfono,
una pena que no pueda amar y odiar simultáneamente
a una persona.
Desde que te vi mi tiempo estuvo frente a mí como una alfombra roja:
larguísimo, con un principio y un fin
y los astros marcando el límite de mi velocidad.
Sabía cómo iba a terminar y tuve que andarlo todo.
Mera distancia,
tiempo perdido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada