lunes, 8 de octubre de 2012

nos pasa a todos



nací, y eso fue caer en una arena movediza
de la que nadie me avisó ni en el umbral,
ni antes, ni después.
Tal vez no hay nadie a quien culpar,
no es un umbral,
sino una casa
que cae detrás de ti y que al oír su ruido ves
y crees que ha estado ahí toda la vida.
Nos pasa a todos, así que en este lado
somos hermanos al menos de ignorancia.
Y al bucear entre la arena aprendemos
a compartir el aire,
aunque sea una burbuja tan vieja como el mundo
mil veces saboreada por otros paladares.
Y cuando ya sabemos nos dejan ir
poniéndonos una pared delante...
o nos dejamos ir
cuando la vemos.

2 comentarios:

  1. Efectivamente.
    Tus imágenes son perfectas, tristes, pero perfectas.

    Nená

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bueno!. Tan triste como el mundo real, pero menos que el mundo actual.

    Un placer leerte Pablo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar