miércoles, 6 de febrero de 2008

La pesca del comentario.

Coloco mis posts cada noche
en su blog, que es una nasa,
y por él, o ella, pasan
octópodos de la red.

Tocan todo sus antenas,
sus tenazas, sus mil ojos,
y salen y entran y salen
un cangrejo,
una morena,
un calamar, un pez globo
y otras bestias abisales.

Sin comentario no hay huellas, más allá
de escasos restos de sangre
cuya base silicata os delata.

Y comprobando la nasa se me ve por estos fondos disfrazado
del abuelo estrafalario que les da pan a los pájaros.

5 comentarios:

  1. No siempre se tiene un comentario a la altura abisal del post.

    ResponderEliminar
  2. lo que presta de ser anónimo ye que no sabes cuántos somos...

    ResponderEliminar
  3. Tienes que ponernos zancas de pollo, como en Coney Island...

    ResponderEliminar