viernes, 4 de abril de 2008

deseo

Te deseo, y no creo que lo disimule bien.
Me cuesta trabajo no perder la cabeza,
cómo voy a mantener las formas.


La cortesía me aprieta tanto, a veces, en tu presencia,
que sangro por la sonrisa.
Si no hubiese sociedad te comería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario