lunes, 10 de marzo de 2008

Imágenes intercambiables I

Desesperado, busco un papel
y un bolígrafo azul.
Para escribir. Para que ruede la bola empapada
de tinta por el folio y sentir
que mis ideas circulan
con escaso rozamiento.
Me has llamado por teléfono
y detecto en mí el sentimiento de necesitar tus besos.
Me pregunto si esta ansiedad se me curaría con eso.
Estoy como una tortuga
que le dio la vuelta el viento.
Siento crujir mi corazón
como cruje el carey contra una piedra al sol.
Si no te veo, si no te tengo
me desoriento.

4 comentarios:

  1. Hazte rápidamente con una brújula, no sólo puedes causarte daño a tí mismo sino a terceros

    ResponderEliminar
  2. Anónimos, os recuerdo que esto no es un diario íntimo.

    ResponderEliminar
  3. Esto me recuerda cuando Netscape (q.e.p.d.) tenía un timón como símbolo. Ahora es el Safari de los Macs el que usa la brújula como símbolo de la navegación en internet. Todos andamos un poco perdidos, pero los que vienen a internet a intentar encontrar algo que les oriente, van daos, igual que los que se dedican a leer a Shakespeare "en profundidad" para determinar si era gay. Aquí como mucho encuentra uno más sitio para perderse. Nada es literal, como tampoco lo eran los poemas en papel, y las brújulas giran a toda velocidad como en una novela de Julio Verne.

    Por otra parte, suena bien "Daños a terceros" como título para un poema. O para una banda de punk-rock de instituto.

    En el amor caben dos. A los terceros, que les den. En poesía, sin embargo, sólo cabe uno, sea el escritor o el lector. A los segundos, que les/nos den, y a los terceros, también.

    Los blogs no son como el amor. Son como la poesía, excepto por el "bathhouse" de los comentarios.

    No sé si me explico, pero me da pereza releer todo esto, así que ahí va.

    ResponderEliminar
  4. A gran paradoja asitiríamos si este blog pretendiese ser un diario íntimo. En mi modesta opinión, hasta el lector menos atento se habría dado cuenta de que eso no es así. Ha pecado su elocuente creador de quedarse en la literalidad de mis palabras (anónimo 1).
    Un abrazo Pablo... y descuida que si yo detectará en tí un atisbo real de desorientación, te daría un pequeño empujón en aras de reducir daños.

    ResponderEliminar